Sobre el arte conceptual

Carta enviada a Avelina Lesper como comentario respecto a sus posiciones en torno del arte conceptual


Estimada Avelina

Le escribo porque he leído con gran placer sus textos sobre las problemáticas de ciertas formas que podemos llamar arte actual y debo coincidir con usted en la mayor parte de sus juicios. ¿Puede llamarse arte a una carretilla con piñas? El mingitorio de Duchamp fue el mingitorio y tuvo su momento. Fue elegida la obra más influyente del siglo XX, pero ha sido una influencia nefasta, porque ahora todos juegan a ser Duchamp. Lo que en Duchamp fue creatividad e ironía se transformó dialécticamente (palabra casi prohibida en estos días) en exactamente lo contrario; una creatividad de recetario y una ironía chata. Ser Duchamp en 2009 es ridículo y lo que muestra es la falta de creatividad absoluta de personas cuyo único mérito -si alguno- consiste en tener los "güevos" suficientes para autodenominarse artistas. A esto se le suma una caterva de personajes "curadores" inmersos en un perverso juego de especularidades donde un fantasma sostiene al otro conforme se reparten elogios como los tres chiflados se repartían pastelazos. El crítico fabrica la obra, misma que no es nada sin el crítico que la avala y que en muchos casos francamente delira. Recuerdo a este propósito una anécdota que contaba con mucha risa Grant Wood respecto de su famoso "American Gothic" en donde un crítico veía una representación de la santísima trinidad en el tridente que sostiene el personaje masculino.

En este tenor se pueden llenar páginas y páginas con textos como: "el artista muestra el desencanto de la juventud contemporánea ante los sistemas de mercado donde el ser pierde su sustancia en el gris andamiaje de una sociedad intolerante y mecanizada" recórtense estas palabras y péguense en cualquier folleto de una exposición, y pueden servir para "describir" un performance consistente en romper a hachazos una televisión (o mejor disolverla en ácido), destruir un libro de poemas hoja por hoja o entrar desnudo con el cuerpo pintado con el logo de coca cola en el lugar en que un perfonmancero esté haciendo un performance; fabricar objetos como una carretilla llena de piñas o un florero lleno de transistores, un apilamiento de bragas femeninas, un collage de la estatua de la libertad hecho con bacinicas o tapizar de dibujos y pinturas de personajes del nazismo las paredes de un museo, (llamémosles "instalaciónes"). Se me pueden ocurrir muchas más, como poner una serie de 300 cazos para preparar pozole, alineados sobre una avenida de Tijuana… Se me ocurren, pero no tendría la desfachatez ni el cinismo de pretender una beca por ello.

Eso sí, siempre correctos, aunque nos las demos de trasgresores, nos podemos meter con los nazis pues son ¿lejanos? Pero hay elementos intocables. Hace muchos años causó acres protestas una virgen con el rostro de Marilyn Monroe y un Jesucristo con el rostro de Pedro Infante, bueno usted ya sabe que meterse con la iglesia da publicidad gratuita y de la buena, pero a que nadie se atrevería a pintar a Juárez sodomisado por Maximiliano o a un Cuauhtémoc enclenque o hacer loas a Santa Anna (el himno nacional tiene varias estrofas de este tipo).

Una serie de dibujos animados que me encanta y supongo abusivamente que a usted también, "Los Simpson" tiene un episodio en el cual Homero intenta construir una asadora para el jardín siguiendo las instrucciones de un folleto; fracasa y el cemento endurecido une las distintas piezas en algo que fascina a una curadora que ve en ello "arte". El episodio es, obviamente, una sátira, pero Homero se ve arrastrado así a ser un artista moderno. La diferencia con estos "artistas" es que el idiota Homero es conciente de la farsa mientras que ellos asumen que están haciendo arte.

No creo que los cadáveres de animales en formol ni nada de lo que haga Demian Hirsch sea arte. Sí puede ser muy caro, como el cráneo con diamantes, tributo a lo más kitsch y en el mismo orden de las pistolas bañadas en oro y con incrustaciones de piedras preciosas, estilo "Art Narcó" de autor anónimo. Dalí se sabía artista y ciertamente lo era, pero también se sabía farsante cuando pagaba sus cuentas dibujando garabatos sobre una servilleta. Su arte ha trascendido, no su "emparedado de cabeza" ni su disfraz de niño asesinado. Pero ¿qué pasa cuando lo único que puedo hacer apenas va más allá de garabatear servilletas? Respuesta: Me vuelvo artista conceptual.

Aunque usted ha mantenido su análisis en el terreno de la plástica, me parece que una crítica análoga puede establecerse en muchos otros campos que van del cine a la música pasando obviamente por la literatura.

En la música es claro y análogo. Los enormes presupuestos que gastan las disqueras en promocionar un ídolo que no durará más de 6 meses y luego el que sigue. ¿Quién trasciende? Hablo de la música popular, pero tampoco podríamos atribuir mucha trascendencia a la llamada "música concreta" de los 50's. Está bien, vale como experimento, pero no todos los experimentos funcionan. Que Pink Floyd use ruidos de animales funciona artísticamente, pero el piano de cerditos era una estupidez -divertida por supuesto-, como son estupideces esas sinfonías que llevan tocándose años y acabarán de ejecutarse en algunos milenios… Se me ocurre un sinfonía para el fin del mundo que incluirá los ruidos del medioambiente y una sola nota sostenida solo por instrumentos de viento hasta que cada uno de los intérpretes muera (recuerde que es el fin del mundo).

En la literatura, le pregunto ¿ha leído usted algunos de los "poemas" que llegaron a publicarse en Laberinto de Milenio? Aunque no quiero acordarme, recuerdo muchas cosas abominables, en especial algo repugnante sobre los leucocitos y otros de una mochería ramplona y francamente imbécil. Repugnante que a eso se le considerara un poema, no por los contenidos, pues lo repugnante puede ser artístico e incluso lo abiertamente pornográfico, es cuestión de variar la cantidad de luz como decía Wilde. Si no todos, muchos de estos textos estaban avalados por premios de poesía. Como

Si al

escribir de esta manera

palpitante....

susurrante y lejana

se hicieran poesía

Las palabras huecas

Del hastío

(todo esto por supuesto sin signos de puntuación y con márgenes extravagantes. Se me ocurre también hacerlo con ortografías pedestres (oxímoron)).

Zi hal

Escrivir de esta mannera

Palpittant'

Suzurrant y lehana

Se hizieran po-es-ia

Las palabras hueks

Del hastyo

Como usted ve, aunque trato de hacer algo abominable no me sale tan peor, en fin me postularé para una beca.

Un abrazo.

Comentarios

I. Alberto Enríquez ha dicho que…
Estimado Héctor.

Me ha parecido interesante esta carta, una opinión crítica y divertida -y viceversa-.

Hizo que recordara aquel artista (uno de los más valorados por la crítica actual), usted ha de conocer su obra, sí aquel afamado por su respuesta ante una parte de la crítica: "Sí,cualquiera pudo hacerlo, pero yo tuve los huevos. Sí en efecto el veracruzano Orozco.

Usted recordará que el 15 de septiembre del año pasado (2008) se llevó a cabo en el paseo de la Reforma de nuestra Ciudad de México el "Grabado del Bicentenario", llegando a ser el grabado más grande del mundo algo así como 1 km de largo, esto es lo de menos, lo interesante para la mayoría fue que llegó a reunir firmas tan importantes como la de Leonora Carrington y José Luis Cuevas, entre muchos otros artistas consolidados como nuevos, los cuales brindaron su trabajo de manera altruista.

Reporta el diario Milenio la ausencia de Orozco, realtan que Isaac Masri organizador del evento al ponerse en contacto con la galería de dicho artista plástico, ellos manifestaron que la obra de dicho autor tenía un costo por metro cuadrado.

Es curioso, aquellos "huevos" (de plástico) que tanto sobran a dicho artista y a muchos más, hoy día tengan un precio, en fin, parece ser que el efecto de la crísis mundial a repercutido en que los precios del plástico se vayan a las nubes y con eso el denominado arte.

Esta crisis parece a llegado a algunos de nuestros "máximos exponentes del arte actual". Quizá mañana veamos a nuestra gallina de los huevos de plástico cotizar en Wall Street o en Le Bourse de Paris (por aquello de que vive entre New York y la ciudad luz). Esperemos salir de dicha crísis ¿o de ambas?, financiera y artística, ¿o son la misma?, a estas alturas me he quedado confundido. En fín.

Suerte con la beca!
Un abrazo.

Le dejo el link del reportaje en Milenio:
http://impreso.milenio.com/node/8105888
Alí Gómez Lunagómez ha dicho que…
Estimado Héctor:
Me has recordado el antiguo cuento "El traje nuevo del emperador" del danés Hans C. Andersen. En el que toda la chusma, incluyendo el Rey en cuestión, presumían ver una maravillosa tela que no existía, unicamente con la finalidad de no evidenciar algún rasgo de estupidez ante el vecino.

Mismo fenómeno global que nos comentas ¿quién se atrevería a decir que el rey va desnudo? o qué el arte conceptual es una mierda (literal) ocultando lo obvio y haciendo interpretacioens de lo más sonb... en el caso del cuento fue un niño: "El rey va desnudo".

Por otro lado, mi estimado amigo, también me hace reflexionar en los desnunodos en la plancha del zócalo de Tunick y Colbert en museo popular de cenizas y nieve... que, para mi apresiación, no dejan de ser lo que Mc Donalds o Burguer King para las artes culinarias...

Saludos.
MI ESTIMADO HECTOR
DESDE QUE APARECIO EL PRIMER ARTICULO DE AVELINA EN EL LABERINTO DE MILENIO, ME SORPRENDIO POR SU POSTURA Y CLARIDAD DE CONTENIDO, Y LA HE SEGUIDO HASTA EL MOMENTO. TODOS SUS ANALISIS CRITICOS SON ACERTADOS. CREO QUE ESTAMOS FRENTE AL NACIMIENTO DE UNA NUEVA GENERACION DE OBSERVADORES DEL ARTE QUE CON AGUDEZA E INTELIGENCIA HAN COMENZADO A DESENMASCARAR TANTA ABERRACION A QUE POR MUCHO TIEMPO HEMOS ESTADO EXPUESTOS LOS AMANTES DEL ARTE. COMO DIJO HAROLD BLOOM, EN TIEMPOS DE GRAN DECADENCIA Y CONFUSION VOLVAMOS A LOS CLASICOS EN TODOS LOS ASPECTOS. EN LITERATURA CON CERVANTES Y SHAKESPEARE. SALUDOS GUILLERMO
Héctor Escobar ha dicho que…
Estimado Guillermo,gracias por su comentario. Me parece que siempre es necesario volver a los clásicos pero no para quedarse ahí, creo que si se hace arte moderno pero no es el que está en muchas galerías.
Héctor Escobar ha dicho que…
Sí, el rey va desnudo, pero como ocurre en el cuento quizá haya que verlo con ojos de niño... es decir sin el prejuicio/perjuicio del curador... o del comentarista
Un abrazo
alpen milch ha dicho que…
querer crear un arte nuevo...innovador, me parece cosa pretenciosa. Como dijo Miró, el arte está en decadencia desde la era de las cavernas. Nuevas maneras de representar podrían nacer a partir de nuevas maneras de percibir... tal vez cuando tengamos tres cerebros y cinco córneas podramos ir más allá de lo figurativo y lo abstracto.

Yo soy pintora.. pinto lo que me gusta...y no me interesa si lo consideran arte o no...lo que es cierto es que es una habilidad que se debe de desarrollar... como pintora creo más en el concepto "ars". Destreza... y ya.
Héctor Escobar ha dicho que…
Yo no hablaría de decadencia, hablaría de algo que puede ser arte o no y quizá sea el tiempo el que de el veredicto. La crítica no está tanto en el concepto de arte sino en una industria que se sostiene en el snobismo que es lo que el Hartismo critica. Lo que dice de que pinta porque le gusta es la única razón válida a mi modo de ver, si eso gusta a otros o trasciende que mejor.
alpen milch ha dicho que…
Sólo critico a los artistas mediocres, como aquellos que mencionó (los performers del televisor)
Y me expresé mal... Lo que quería decir es que el arte como otras manifestaciones del pensamiento del hombre, es "algo" cíclico y no lineal. Ese concepto de arte lineal que evoluciona hacia la infinitud se lo debemos a los historiadores. No creo en un -arte nuevo- como tal sólo en nuevos modos de articular los cuales no dependen de modos diferentes de representar (como la instalación que puede cumplir exactamente la misma función que la pintura).
Pienso que todos tenemos nuestro propio criterio sobre el arte y en base a éste discriminamos (en el sentido de que seleccionamos excluyendo) Decir que debe de ser arte o no sería caer en otro snobismo como el de la Academia tradicional, por ejemplo. Yo creo que no hay veredictos y sólo creo en una verdad absoluta y esa es: la verdad absoluta no existe (qué paradoja!)
Simplemente opino que es importante discernir entre lo que fué elaborado con seriedad, esfuerzo y dedicación, y lo que fué elaborado con la intención del burlarse del espectador.

Entradas populares de este blog

Con Trump no hay incertidumbre.

EL imperio de la Postverdad