EL PERIÓDICO DE HOY

(pEQUEÑO INTENTO POÉTICO DE UN SERVIDOR PUBLICADO EN LA REVISTA DESTIEMPOS)

Al periódico de hoy lo trajo un niño muerto
—eso no es novedad—
sus páginas, grises, como los días,
anunciaban: “la luna está en venta”
miré hacia el cielo,
donde solía estar la luna
había un agujero.

Cinco mil muertos el día de ayer
entre esos cinco mil nombres
encontré el nombre de un amigo
no sé si sería mi amigo
pero fue tan triste leer su nombre

El periódico de hoy es igual al periódico de ayer
y el de mañana será igual al del año que viene
pero eso no es novedad
los mismos nombres en las mismas páginas
los mismos muertos.

El periódico de hoy lo usé para secar mis zapatos
que la lluvia mojó por la tarde
-no hay mejor uso para un periódico
que secar zapatos cansados-

Hoy pensé que quizá el agua de la lluvia,
esa  lluvia que mojó mis zapatos,
podría borrar la sangre
con la que estaba escrito
el periódico de hoy.

(El periódico de hoy es una criatura negra
que se arrastra deletreando
el nombre de mi amigo)

Me equivoqué
nada borra la sangre
se va la tinta escurriendo en un hilillo de agua
se deshace el papel del periódico de hoy
y la sangre sigue ahí.

Hoy busqué de nuevo el nombre de mi amigo
en la lista de muertos del periódico de hoy
ahí estaba su nombre
otra vez me sentí muy triste.

No sé qué hacer con el periódico de hoy
lo apilo en mi casa,
y mi casa pesa demasiado,
intento quemarlo pero el humo se hace sangre
y escribe en el piso el nombre de mi amigo

Un niño muerto  viene en la portada
del periódico de hoy
sus ojos vacios me miran
sé que esa imagen es solo sangre y tinta
y que el agua la borrará poco a poco

Ese niño era mi amigo
ya no importa
mañana veré otra vez la misma foto,
la misma sangre y la misma muerte
quizá el periódico de mañana sea otro
pero yo soy el mismo.

Eso no es novedad.

Comentarios

Ocadize ha dicho que…
Genial. No pude evitar pensar en aquella canción de Sabina titulada Eclipse de mar. Tal vez porque el periódico no refiere directamente todo lo que se canta o escribe a partir del mismo.

Entradas populares de este blog

Con Trump no hay incertidumbre.

EL imperio de la Postverdad