Las mentiras del polígrafo



 Las mentiras del polígrafo



Incluyo la traducción hecha por mi de http://www.skepdic.com/polygrap.html

“Lo único que sé de los detectores de mentiras es que aterrorizan ala gente” Richard Nixon

El polígrafo es un instrumento que simultáneamente registra los cambios que se producen en ciertos procesos fisiológicos como el ritmo cardiaco, la presión sanguínea, la respiración y la resistencia eléctrica de la piel (respuesta galvánica de la piel o GSR)- El polígrafos e usa como detector de mentiras por distintos departamentos policiales como el FBI, la CIA, gobiernos estatales y federales y distintas agencias privadas. La teoría que subyace al polígrafo es que cuando la gente miente, también se pone nerviosa por mentir. El ritmo cardiaco aumenta, sube la presión y aumenta la sudoración. Puede establecerse una línea base para esas características fisiológicas preguntando al sujeto cosas que el investigador ya sabe. Cuando las lecturas de desvían de esta línea base se interpretan como una señal de que la persona miente.
Respecto de la prueba del polígrafo hay tres aproximaciones básicas.
  1. La prueba de la pregunta de control (PPC). Esta prueba compara las respuestas fisiológicas ante preguntas relevantes respecto del delito con las respuestas relativas a delitos previos. “Esta prueba se usa para determinar si ciertos sospechosos criminales deben ser clasificados como presuntamente  o no relacionados con el crimen” (American psychological Association).
  2.  La prueba de mentiras dirigidas (PMD) Esta prueba tarta de detectar las mentiras comparando las respuestas fisiológicas cuando al sujeto se le hace mentir deliberadamente cuando normalmente dice la verdad.
  3. La prueba del reconocimiento de culpabilidad (PRC) Esta prueba compara las respuestas fisiológicas a preguntas de opción múltiple respecto del delito, entre las cuales hay respuestas que solo el criminal y el investigador conocen.

Los psicólogos no creen que la PPC ni la PMD tengas bases científicas sólidas, pero una gran mayoría cree que la prueba del reconocimiento de culpabilidad sí se basa en evidencia científica solida y la consideran una evidencia forense muy prometedora.
Sin embargo, “no se considera una prueba admisible en una corte si no está acompañada de evidencia adicional en casos criminales de la vida real”. Uno de los mayores problemas de esta prueba es que acrece de controles. Igualmente, a menos que los investigadores cuenten con varias piezas de información interna que puedan usar en sus preguntas, corren el riesgo de llegar a conclusiones incorrectas a partir de una o dos respuestas desviadas.  Puede haber muchas razones por las cueles un sujeto pudiera seleccionar la respuesta oculta a una pregunta. Además, el que no se responda de modo distinto a la pregunta determinada no puede considerarse una prueba de que el sujeto sea inocente. Él o ella pueden ser sociópatas o psicópatas o simplemente buenos mentirosos.
¿Hay alguna evidencia de que en verdad el polígrafo detecte mentiras? La máquina mide los cambios en la presión sanguínea, el pulso y la respiración. Se asume que cuando una persona miente, se presenta este tipo de cambios, de modo que un experto entrenado puede detectar si la persona esta mintiendo. ¿Existe alguna fórmula científica que establezca alguna correlación regular entre estos cambios fisiológicos y el mentir? No. ¿Hay alguna evidencia científica de que un poligrafista experto pueda detectar las mentiras usando estas máquinas, con una eficacia mayor que no expertos que usen otros métodos? No.  No hay ni máquinas ni expertos que puedan detectar con un alto grado de certeza, cuándo gente seleccionada al azar miente o dice la verdad.
Algunas personas como el senador Orrin Hatch, no confían en el polígrafo. Incluso aunque sea usado por un experto como Paul Minor, quien entrenó a muchos agentes del FBI. Anita Hill [1] pasó una prueba de polígrafo aplicada por Minor, quien declaró que decía la verdad respecto a Clarence Thomas. Hatch declaró que alguien con un desorden delirante podría pasar la prueba si creía verdaderamente estar diciendo la verdad. Hatch puede estar en lo correcto pero la habilidad de sociópatas y de los delirantes para pasar una prueba de polígrafo no es la razón por la cual tales máquinas no pueden detectar mentiras con precisión mayor a cualquier otro método de detección de mentiras.
La razón por la que el polígrafo no es un detector de mentiras es que aquello que mide –los cambios en el ritmo cardiaco, presión sanguínea y la respiración-  pueden ser causados por muchas cosas. El nerviosismo, la  ansiedad, la tristeza, la  vergüenza y el miedo, todos ellos pueden ser factores causales que alteren el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y la respiración. La necesidad de ir al baño también puede ser una causa. También hay un gran número de condiciones médicas como resfríos, dolores de cabeza, constipación o problemas neurológicos y musculares que pueden ocasionar los cambios fisiológicos que mide el polígrafo. La afirmación de que un experto puede puede determinar cuándo los cambios se deben a una mentira y cuándo a otros factores, nunca ha sido puesta a prueba. Incluso si el aparato midiera el nerviosismo, uno no puede asegurar que la causa del nerviosismo no sea el miedo de ser sorprendido en una mentira. Algunas personas pueden tener que la máquina indique que estén mintiendo cuan do están diciendo la verdad y ser acusados injustamente de mentir. Además, incluso los más ardientes defensores del polígrafo deben admitir que los mentirosos pueden pasar sus pruebas. Uso solo requiere recordar al espía Aldrich james, que pasó varias veces la prueba del polígrafo aplicada por la CIA. Sin embargo el FBI olvidó esta lección, quien empezó a requerir pruebas de polígrafo a sus emplados después de que fue atrapado el espía Robert Hansen. A partir de entonces, el FBI solo ha usado el polígrafo en sospechosos criminales. Aparentemente, el FBI considera que podría haber prevenido la traición de Hanssen si se le hubiera aplicado el polígrafo.
En California y muchos otros estados, los resultados del polígrafo no se admiten como evidencia en una corte. Esto puede ser porque se sabe que los resultados no son confiables, o porque cualquier pequeño beneficio que se pueda obtener con el polígrafo se ve ampliamente contrarrestado por los posible abusos que podría cometer la policía. La prueba puede usarse fácilmenet para invadir la privacidad de una persona o convertirse en una tecnología intimidatoria. Los escépticos consideran que la evidencia de los polígrafos no es más confiable que un testimonio obtenido por hipnosis, mismos que no se admiten en California ni en muchos otros estados. También, en 1998, la Corte Suprema de los E.U. estableció que la Regla de Evidencia Militar 707, que usa el polígrafo, es inadmisible en procedimientos de corte marcial, al no permitir a los miembros de la milicia presentar una defensa.
La Unión de Libertades Civiles de América (ACLU) apoyó ampliamente el Acta de Protección ante el Polígrafo (EPPA 1988) que declaró ilegal el uso del polígrafo “para propósitos de establecer un diagnóstico de la honestidad o deshonestidad de un individuo”. La EPPA no tiene sin embargo alcance nacional ya que los gobiernos federales, estatales y locales pueden aplicar el polígrafo a contratistas del gobierno relacionados con proyectos de seguridad nacional. En el sector privado, las firmas de seguridad y las farmacéuticas pueden aún usar el polígrafo para seleccionar a sus empleados, y lo que es más cualquier empleado puede administrar una prueba de polígrafo.
…en relación con una investigación en curso de pérdidas económicas o daños a sus negocios bajo estas condiciones: el empleado bajo sospecha debe haber tenido accesos al bien, y el empleador debe establecer las bases para una sospecha razonable de que el empleado pueda ser culpable (ACLU).
El ACLU apoyó el EPPA no solamente por la falta de evidencia de la confiabilidad del polígrafo, sino además por los abusos relacionados con su aplicación, incluyendo, pero sin limitarse a la invasión de la privacidad.
Por ejemplo, a fin de establecer las reacciones fisiológicas “normales” los examinadores preguntan cosas que ocasionan vergüenza, temor y humillan a los trabajadores. Una investigación de la ACLU de 1987 reveló que a los empleados estatales de Carolina del Norte, se les hacían rutinariamente preguntas como “¿Cuándo fue la ultima vez que se exhibió desnudo después de beber?” y “¿Cuál fue el último niño que le pareció sexy?” Los polígrafos han sido usados por empleadores poco escrupulosos para desmantelar a los sindicatos y cohersionar a los empleados a “confesar” infracciones que no cometieron e implicar falsamente a sus compañeros. (ACLU).
¿Por qué tantas agencias gubernamentales y empleadores del sector privado usan el polígrafo si la comunidad científica no está convencida de su validez? ¿Se trata tan solo de un deseo de que funcione? ¿Quiénes usan el polígrafo quieren creer que se trata de una prueba valida para determinar quien miente y quien no, así que se ciegan ante la falta de evidencia? Quiza, pero hay otros factores también, como el factor de tecnología esotérica. El polígrafo parece una artefacto espacial muy sofisticado que solo puede ser aplicado por expertos entrenados en técnicas arcanas. Los no expertos están ala merced de la alta tecnología, magos entrenados que tienen un premio: decir quien miente y quien no.
Otra razón para la popularidad del polígrafo es el factor de la falacia pragmática. “Funciona” Caso tras caso pueden usarse para demostrar que el polígrafo funciona. Hay casos en que a quienes fallaron la prueba se les comprueban las mentiras por otro tipo de evidencias. Hay casos en que quienes al darse cuenta de que fallan la prueba, confiesan ¿Cuál es la evidencia de que la tasa de identificación correcta de las mentiras sea mayor que la tasa de identificación obtenida por medios no tecnológicos?  No hay absolutamente ninguna. Las pruebas son anecdóticas o se basan en razonamientos falaces como pensar que una correlación prueba una conexión causal.
Por otro lado, es posible que una de las razones por la que muchos gobiernos, representantes de la ley y empleadores privados quieran usar los polígrafos sea que creen que este tipo de pruebas ahuyentarán a los mentirosos que buscan trabajo, o alentaran confesiones distintas de las que se investigan. En otras palabras, los usuarios de la máquina no creen que detecte mentiras, pero saben que las personas a quienes se administra el polígrafo, si creen que se les puede atrapar en una mentira. Así que el resultado es el mismo que si funcionara: no contratan al mentiroso ni al empleado que pudiera ser deshonesto.


[1] Un famoso caso de acosos sexual en los Estados Unidos.

Comentarios

Ocadize ha dicho que…
De risa o de terror, por donde se le quiera ver. Y así muchísimas pruebas y técnicas más. Recuerdo un chico que entrevisté en una primera ocasión, estudiante de criminología que me hacía una observación: usted no se sienta de frente a mí, sus piernas apuntan hacia un lugar distinto del mío y de esa forma no absorbe/se ve afectado por lo que yo le pueda decir. ¿Cuál es el sustento "científico" de esto? Seguramente entrará dentro del orden de cuestiones y puntualizaciones aquí mencionados.

Entradas populares de este blog

Con Trump no hay incertidumbre.

EL imperio de la Postverdad