EL imperio de la Postverdad




El año pasado dio a luz un término que paulatinamente ha ganado popularidad y uso, “Postverdad” que se presta excelentemente para el juego del significante. Alude en primer término a una verdad que no corresponde necesariamente al mundo objetivo, sino que incluso se le opone y se construye en función de narrativas propias de los medios y las redes sociales. Aquí aprovecho para señalar que en ese sentido es la verdad del “post”, no solo de lo pasado porvenir, en el nachtraglich freudiano, sino del “post”, eso que se “postea” en internet, ya en twiter, Facebook y/o demás redes. Es la verdad del post, por efímera que sea.
Se han hecho estudios interesantes respecto de lo que suele llamarse caja de resonancia del pensamiento.  Las personas en internet tendemos a copiar y compartir las notas que generalmente están de acuerdo con nuestros puntos de vista, produciéndose así una situación paradojal.  Aunque se supone internet debería abrirnos a una universalidad de perspectivas y puntos de vista distintos, sucede exactamente lo contrario. Los algoritmos de redes como Facebook tienden a dar preferencia al tipo de notas que compartimos, es decir esas de acuerdo con nuestro pensamiento y acabamos entonces solo reproduciendo lo que ya pensamos o creemos. Acabamos pues en una caja de resonancia donde lo que resuena es pues el eco de nuestra propia voz y de los que piensan y comparten precisamente eso en lo que creemos de antemano.
No he tenido oportunidad de verlo, pero supongo que quien comparte teorías conspiratorias acaba recibiendo cada vez más y más notas de conspiraciones de modo que su muro en algún momento, sólo hablará de Illuminatis, Aunakis y el nuevo orden mundial; y quien espera desde su sillón el triunfo del comunismo acabará con puras notas que auguran  la revolución proletaria a la vuelta de la esquina. Lo cual genera la curiosa sensación de que el mundo piensa como nosotros y el resto es una minoría no al tanto –aún- de nuestras “postverdades”.
En México, y supongo que en otras partes del mundo hemos visto un auge de noticias falsas con distintos niveles, desde cosas absolutamente absurdas e ingenuas, a otras maliciosamente falsificadas, lo curioso es que no se trata de casos puntuales, ni bromas, en la mayor parte de los casos, sino efectivamente de notas creadas con dicho fin.
Explico. No es lo mismo una nota de  broma como las que publican páginas paródicas como El Deforma en donde con humor negro y sarcasmo suelen burlarse de políticos, etc. O páginas que uno claramente identifica con partidos políticos o grupos de interés, p. ej. Regeneración, Desde la Fé, etc. O incluso editorialistas claramente defensores del gobierno o gobiernos que son fácilmente  reconocibles, sino a páginas cuya misión es crear notas falsas,  copiando generalmente el nombre de otra con alguna variación:  arizteguinoticias (con z) en vez de aristeguinoticias, argumentopolítico en vez de animalpolítico, mbsnoticias (con b) en vez de mvsnoticias con “v” noticiasuniversal en vez de el universal. También con nombres que evocan al de noticieros televisivos como hechoinformativo que  evoca al noticiario Hechos de TV Azteca.  Esto por no hablar de páginas con nombres absurdos “Notigodínez”, “Preguntalealviejo”, etc. Por ahí vimos pasar  absurdos como “La ONU exige la renuncia de Peña, Bolivia expulsa a Coca Cola, La ON declara la tercera guerra mundial., etc.
El año pasado, este tipo de páginas creaban noticias aterradoras y absolutamente falsas aderezadas con fotos  tomadas de otros sitios, como una que decía: “Decenas de cadáveres en playas de Veracruz”, y se trataba de la foto de náufragos en el Mediterráneo en 2013. O otra que decía “Encuentran cientos de niños sin órganos”, adornada con la foto de niños evacuados de un hospital en Siria en 2014. Lo que más me llamaba la atención era la nula reflexión de quienes compartían estas notas, muchos de ellos alumnos o exalumnos universitarios míos en quienes uno esperaría una mayor capacidad crítica. Cuando cuestionaba a alguien, por ejemplo sobre la falsedad de la nota en que Bolivia expulsaba a Coca Cola de su territorio la respuesta era “A lo mejor es falsa, pero deberían hacerlo y nosotros también” Es decir no importaba la verdad sino que concordara con sus ideas. La postverdad pura. Supongo que si hago correr una nota falsa como “La Coca Cola causa caída del pene” la compartirán, no porque sea verdad sino porque concuerda con sus deseos.
Los primeros días de Trump mostraron algo muy llamativo al respecto. Dada la discusión sobre la cantidad de gente que acudió a la Inauguration del mandato que con toda evidencia fue menor a la de Obama o Reagan u otras, el gobierno de Trump acusó a los medios de tergiversar la nota, más tarde “suavizó” con algo aún más terrible. “El vocero de Trump había dado “hechos alternativos”, un eufemismo para mentiras. Es decir no importa el hecho tal, por obvio u objetivo que pueda ser sino que a este se puede anteponer una versión alternativa. La postverdad.
Hace un par de días llamó mi atención una nota titulada “Primer trumpazo del año” donde se decía que estados unidos había bombardeado con un dron en Yemen y matado a 66 personas. La nota tenía por origen una página argentina (BigBangnews) ¿Theory?.  Por ser un hecho notorio, pregunté por  la seriedad de la fuente. Curiosamente me contestó una persona que decía ser quien había escrito la nota. Le pregunté si había una fuente oficial, me dijo que  TELAM, la agencia gubernamental de Argentina, busqué otra información y no encontré nada. Obvio me  llamó la atención que una agencia argentina diera la nota y que ésta no estuviera en páginas como Al JAzzera etc. Vi que había varias fotos, busqué en “google images” y encontré que las fotos eran de Yemen sí, pero de marzo de 2015; se lo comenté, y me dijo que se le había pasado poner ese dato (sigue sin estar varios días después). Luego citó otros medios que repetían su nota, entre ellos La Jornada de México, pero no había nada que no fuera más que la repetición de la nota. Empecé a dudar de la veracidad. Luego muy enojado me dijo que era un cable de EFE y que él había redactado la nota a partir del cable. Busqué en EFE y había noticias sobre Yemen pero nada parecido a la nota. Busqué en google acerca 66 muertos en Yemen y encontré una de AFP. AL ingresar a la página la nota ya había sido eliminada. Luego me envió un link  donde según él aparecía. La nota hablaba de bombardeos en Yemen a cargo de la Fuerza aérea de Arabia Saudita, ocurridos ese día, pero que en modo alguno tenían el sentido que la nota indicaba. Se enojó mucho.
Un amigo periodista que reside en Alemania se sumó a la discusión diciendo que la nota no era tal sino dos notas distintas de dos cables distintos. Una de bombardeos en Yemen por la fuerza aérea de Arabia Saudita, y otra de otro momento, sobre un dron de EEUU que habría matado a 4 miembros de Al Qaeda. Dos hechos distintos. Es decir el “periodista” argentino se había inventado una noticia falsa a partir de dos verdades a media que todo sabemos son dos mentiras a medias. El reino de la postverdad.
http://www.bigbangnews.com/mundo/El-primer-Trumpazo--Estados-Unidos-bombardeo-Yemen-y-mato-a-66-personas-20170122-0012.html


Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Trump no hay incertidumbre.

Las dos victorias de Trump